Lambretta: más, por favor

Comentarios
0

En los últimos tiempos, intentos ha habido de resucitar la marca Lambretta en varias ocasiones. Sin embargo, la mayoría no han acabado como se esperaría de un icono italiano del siglo XX, una marca que nació de la fecunda imaginación de Ferdinando Innocenti en 1933. Innocenti fue un exitoso emprendedor que levantó varios negocios en su vida relacionados con las construcciones mecánicas. Probablemente, su ingenio más popular y a la vez menos conocido es el Tubo Innocenti patentado, un mecanismo de engarce de los andamios que aún hoy en día es el estándar en la industria de la construcción.

Pero es evidente que el bueno de Innocenti tenía que hacerse especialmente famoso cuando a finales de los años 1940, en una Italia de posguerra que intentaba salir de su propia pesadilla, en el barrio de Lambrate (de ahí su nombre) de Milán las industrias mecánicas de Innocenti crearon la Lambretta, un escúter sencillo, fácil de mantener y muy fiable con el que empezó la motorización del país. Innocenti no se detuvo en la Lambretta, sino que construyó también coches, en los años 1960, algunos de los cuales tuvieron renombrado éxito, como el Mini Innocenti, fabricado con licencia de Leyland, en aquel entonces propietaria de la marca Mini.


La Lambretta original desapareció a finales de los 1970 engullida por la crisis del petróleo y la concurrencia de las marcas japonesas en Europa. Aunque hubo varios intentos de resucitarla, como las Lambretta LN de los primeros 2000 o las Scomadi (ahora Royal Alloy), lo cierto es que solo el grupo KSR, que compró la marca en 2017, ha sabido darle la forma y el impulso financiero necesario para recrear una marca de éxito, aprovechando su gran conocimiento de las estructuras de distribución.

Pero dejemos la historia y hablemos de lo que nos ocupa: las Lambretta que hemos probado aquí. Con la experiencia de haber ya conducido la V-Special 125 hace un tiempo, nos asomamos con especial curiosidad a la V-Special 200, una moto con una cilindrada realmente extraña y con escasa competencia en nuestro mercado. No son realmente 200, sino 169 los cm3 de este motor SYM, con los que consigue una potencia de algo más de 12 CV, nada realmente explosivo, no nos engañemos. Esta versión está pensada para ofrecer un poco más de desahogo para quien además de gozar del estilo y distinción de la Lambretta, quiera utilizarla habitualmente para breves desplazamientos interurbanos o se mueva de costumbre acompañado, aunque dicho sea de paso, el acompañante no gozará de un trado demasiado refinado a bordo de la Lambretta.

Además de constatar la alta calidad de acabados de los productos de la marca de KSR y la originalidad de soluciones, como por ejemplo el tablero de instrumentos digital al que podremos cambiarle el color de la iluminación a nuestro antojo, pudimos recordar la brutal capacidad de frenada de la Lambretta. Si le damos a la maneta sin piedad, tanto la 200 como la 125 se detienen en seco, incluso más marcadamente esta última gracias a la frenada combinada que les propia para cumplir la Euro 4. Llega a ser un punto excesiva la frenada puesto que se hubiera agradecido algo más de progresividad para poder modularla más precisamente.

En cuanto a la V-Special 125 que probamos aquí, no difiere notablemente del modelo que ya probamos, a no ser por los acabados en fibra de carbono y los aditamentos exclusivos que montaba como el parabrisas tipo “cartero” que, además de cumplir una función básica de protección, le da a la Lambretta ese toque clásico tan inconfundible.

Vale la pena hacer un último apunte al precio, que como es de esperar no está alineado con los escúteres “de batalla” sino que se ubica en un escalón con cierto pedigrí. Quien busque el mejor diseño acompañado por una calidad a la altura, no se sentirá defraudado por las Lambretta. Aún así, comparándolo con el otro gran escúter italiano por excelencia, la moto de KSR va notablemente por debajo en tarifa… así que no solo es bonita y bien acabada, sino que además puede considerarse económica.

Puedes ver el artículo en nuestra revista en papel.

Publicidad
Bihr RST 2019

COMENTARIOS
0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*