Sym Symphony SR y ST: prueba

Comentarios
0

En esta ocasión probamos la SYM Symphony, en sus dos versiones: la SR, más enfocada al uso púramente urbano con topcase de origen, y la ST, con una estética más afilada y unn innegable toque “sport”. Dos scooters, como decíamos, que nacen de la misma plataforma pero van destinados a distinto público: por un lado tenemos la versión SR Top. Ésta incluye topcase de origen firmado por Shad con una capacidad de 33 litros, lo que aumenta generosamente el espacio para enseres que ofrece el cofre bajo asiento aunque no es recomendable alojar en el objetos pesados, dada la estrechez de sus paredes, que lo hacen menos sólido que los otros baúles que encontramos en el catálogo de Shad.

Por otro lado la versión ST muestra un aspecto más deportivo gracias a un diseño afilado y la ligereza visual que le aporta el no llevar el topcase como su homónima más urbana e incluye iluminación LED en los indicadores de dirección y la luz de freno.

La novedad más importante de la que gozan es la homologción Euro4 en la que además de las emisiones, se contemplan aspectos de seguridad. Sobre el que más atención se pone, por supuesto, es en la frenada. Entre las dos opciones disponibles para esta cilindrada, la marca taiwanesa ha optado por la frenada combinada y ha dado en el clavo, pues el comportamiento del sistema es noble y efectivo, permitiendo una fácil dosificación de la frenada o una gran contundencia en función de lo que requiera la situación.

En cuanto al resto de prestaciones dinámicas, ambos modelos se desenvuelven con total agilidad y mantienen sus prestaciones respecto a la versión Euro3 (algo de lo que pocos modelos pueden presumir).

La SYM Symphony SR Top con baúl trasero cuesta 2.199€ y su hermana “deportiva” establece su precio de partida en 2.499. Viendo la calidad que desprenden ambos modelos y sus acabados, el bajo coste de mantenimiento y los reducidos consumos de rodaje, no es de extrañar que el nombre de Symphony se haya hecho un hueco importante en el sector y sea todo un éxito para la marca, ya que sin duda hablamos de un producto accesible y que plantea poca inversión a largo plazo.

Nuestras moteras: María Calero y Cristina Ramón.
Fotografía: DFerentPics.
Equipación:

COMENTARIOS
0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*