“Penando” por los Pirineos

Comentarios
0

Siguiendo la temporada de eventos mototurísticos, teníamos señalado en nuestro calendario asistir a uno de los pioneros de esta modalidad del motociclismo: “La Ruta de los Penitentes” que desde el año 2006 organiza el Motoclub Monrepós, también organizador desde 1974 de la reunión invernal “Arguis”, la más antigua de España. En esta ocasión hicimos la ruta con la nueva Honda X-ADV que la pusimos a prueba en sus diferentes modalidades de pilotaje y sobre diferentes superficies.

 

“La penitencia de la ruta”

La edición de 2017 tenía su fecha fijada para finales de abril, coincidiendo con la festividad del 1 de mayo y justo cuando en alta montaña las temperaturas y los días comienzan a remontar tras el invierno. No obstante, y para sorpresa de todos, los organizadores recibieron a tan sólo 6 días de celebrarse el evento una notificación del Prefecto del departamento francés de los Pirineos Atlánticos en que se retiraba la autorización para que la excursión motorista trascurriera por parte del territorio francés como históricamente venía sucediendo edición tras edición. Tras días de negociaciones entre la organización e instituciones españolas y francesas, se tomó la decisión de aplazar la celebración del evento. Esta decisión acarreó un perjuicio económico no solo para los pilotos inscritos sino también para los establecimientos hoteleros de la comarca oscense del Alto Gállego, así como restaurantes, empresas de alquiler de motocicletas y otros negocios asociados al evento.

Tras varias semanas de incertidumbre, finalmente los organizadores fijaron la nueva fecha para el puente del Pilar (octubre). Según nos informaron, la ruta prevista para la nueva fecha pretendía mantener su esencia y trascurrir por carreteras del Pirineo francés y español. Sin embargo, ante un eventual escenario como el ocurrido en el mes de abril, finalmente se optó por una ruta alternativa que trascurrió exclusivamente por territorio nacional.

 

Viernes 13 de octubre: verificaciones administrativas & briefing

Como ya es tradicional, el viernes es el día de las verificaciones administrativas y de recogida de la documentación para la ruta. Así, nos dirigimos al Hotel Balneario de Panticosa, donde la organización tenía la sede central. Tras saludar a conocidos y charlar durante un rato, en el “unboxing” del material que nos entregaron no faltaba de nada para la ruta: nuestro dorsal #97 para pegar en la moto, un peto amarillo flúor personalizado de la ruta, adhesivos varios, tickets para los avituallamientos y lo más importante, el roadbook.

Para la celebración del briefing, teníamos cita en el Auditorio del Gran Hotel del Balneario de Panticosa. Una vez dio comienzo, la “penitencia” parecía seguir para la presente edición. Nos comunicaban que hacía pocas horas que se había recibido una notificación del Prefecto del departamento francés de los Pirineos Atlánticos por la cual –una vez más– no se autorizaba a que la ruta trascurriera por tierras francesas. Como la organización ya tenía previsto un plan alternativo, no supuso mayor problema más allá de que siempre es espectacular poder circular por puertos del Pirineo francés.

A parte de los cambios en el libro de ruta, también se nos presentó GasBiker, una app para móviles creada por un grupo español de jóvenes emprendedores donde se ha desarrollado un sistema (ECTS) capaz de detectar automáticamente el accidente del motorista, avisando al instante a los servicios de emergencia y a los miembros del grupo en caso de estar usando la aplicación.

 

Sábado, 14 de octubre: inicio de la FIM XII Ruta de los Penitentes

Una vez desayunados y con muchas ganas de moto, arrancamos motores y nos dispusimos a tomar la salida con la Honda X-ADV. La temperatura era de tan solo 7 grados en el pirenaico Valle de Tena a 1.630 metros de altitud. De allí, el roadbook nos mandaba ir hacia el sur, pasando por Biescas y Jaca en dirección a Puente de la Reina por la N-240. A los pocos kilómetros nos desviamos por la carretera de Villareal de la Canal-Fago.

Comentar que a pesar que no somos muy de “scooters” la X-ADV ¡es una pasada! Ya el día anterior, de camino a Panticosa, pudimos ver su comportamiento tanto callejeando por Barcelona, así como en autopista y también por carreteras convencionales; todo ello asociado a un muy contenido consumo de combustible. Durante la ruta, aun se reforzó más esta sensación de control, seguridad y comodidad. Destacar de ella el ancho del manillar, su iluminación LED (en conducción nocturna mejora mucho respecto al alumbrado convencional), el sistema de contacto Smart Key (no necesitas conectar la llave a la moto) o su look off-road y aventurero con sus inconfundibles defensas.

Después de atravesar el pequeño pueblo de Fago, continuamos dirección Roncal por la carretera de Gardalar (NA-176) para entrar temporalmente en tierras del Reyno de Navarra. En dirección norte atravesamos Roncal e Isaba para desviarnos dirección este por la carretera de Belabartze. ¡Esta zona pirenaica del Valle del Roncal fue espectacular! Tuvimos la fortuna de poder cruzarnos con rebaños de vacas y ovejas, lo que le da a la ruta un toque único. Tras desviarnos en dirección sur hacia las localidades de Ansó, Hecho y, finalmente, Jasa tocaba parar a comer un buen plato de migas con chorizo. Tras la breve parada, continuamos pues íbamos con “algo” de retraso debido a nuestras paradas para tomar fotografías y tener a la audiencia actualizada vía redes sociales.

Tras unos kilómetros, nos tocó coger la carretera que nos hizo llegar al Monasterio de San Juan de la Peña por dónde meses antes pasamos en la última edición de la Rodibook; ¡precioso lugar!. Desde allí, enfilamos camino dirección Yesa por la antigua carretera de Jaca. Antes de llegar al embalse que da nombre a este municipio nos desviamos para llegar a Sos del Rey Católico, catalogado dentro de los “Pueblos más bonitos de España”. Allí nos decidimos “perder” por algunas de sus empinadas calles del casco antiguo. Tras la parada por este espectacular municipio de la provincia de Zaragoza, continuamos para llegar a Uncastillo, Biel, Santa Eulalia de Gállego, Ayerbe y alcanzar el Embalse de la Peña (construido entre 1904-1913) ya en la provincia de Huesca.

Esta zona resaltaba por tener un paisaje bastante árido –también debido a la falta de lluvias sumado a las altas temperaturas para la época–. Tras atravesar los pueblos de Triste y La Peña Estación, cogimos la carretera de Rasal que nos llevaría hasta Arguis: “No quieres caldo, ¡pues toma dos tazas!” Esta carretera se encontraba en muy mal estado y además tuvimos el placer de haberla recorrido tan solo unas semanas atrás en la Rodibook. Con la Honda X-ADV las sensaciones fueron muy distintas a cuando pasamos la vez anterior pues pudimos poner a prueba su sistema de frenado ABS, sus suspensiones y, a pesar de no disponer de control de tracción, las sensaciones por estas “carreteras deshechas” fueron de fenómeno. Una vez llegamos a Arguis, nos esperaba un bocadillo y agua a modo de merienda para reponer fuerzas antes de encarar la recta final del recorrido. Sin perder tiempo, la ruta continuaba en dirección Nocito, Laguarta y Campodarbe, para finalmente llegar a la N-260 (Eje Pirenaico) muy cerca de la localidad de Boltaña. Desde allí giramos en dirección oeste para seguir hacia Sarvisé y Broto, municipio éste último muy conocido por la Cascada de Sorrosal, que pudimos ver en el mes de junio tras asistir a la última edición de la Artic Pirineos. Una vez pasamos Broto, el roadbook nos mandaba enfilar dirección Biescas para finalmente ya subir para Panticosa.

Tras realizar unos 700 kilómetros en algo más de 14 horas recorriendo diferentes carreteras de tierras aragonesas y navarras, dimos por completada nuestra participación en la FIM XII Ruta de los Penitentes recogiendo el correspondiente diploma acreditativo en el “campo base” situado en el Hotel Balneario de Panticosa. Después de hacernos las fotos en el photocall y despedirnos de amigos y conocidos, tocaba volver al hotel para descansar pues a la mañana siguiente aun nos quedaban casi 400 km hasta llegar a casa.

 

Viaje de vuelta y conclusiones

La mañana amaneció preciosa y con un sol espectacular. Tras hacer el check-out en el hotel iniciamos nuestro camino de regreso. La moto se comportó muy bien y los neumáticos Bridgestone Trail Wing me encantaron por su versatilidad y su muy buen agarre en carreteras muy curveadas.

Después de haber vivido esta nueva experiencia, entendemos que la “Ruta de los Penitentes” forma parte desde hace años de la dinamización del turismo en motocicleta por las zonas menos conocidas del Pirineo aragonés. En los últimos años están apareciendo una gran variedad de eventos mototurísticos, algunos de ellos organizados además de por moto clubes (Penitentes; Rider1000 moto-club Manresa), también por empresas del sector y las propias marcas fabricantes de motocicletas (BMW PuntAPunta, Reunión KTM adventure, Ducati Dos Mares, BMW Marruecos, etc).

Como todos los eventos, con los años algunos ganan protagonismo en detrimento de otros. Es por ello que esperamos que la “Ruta de los Penitentes” continúe manteniendo su espíritu y sus organizadores encuentren para futuras ediciones fructíferas alianzas con instituciones como Turismo de Aragón (Gobierno de Aragón) para alcanzar un compromiso como el conseguido en el Bajo Aragón con sus rutas motociclistas alrededor del Circuito de MotorLand en el que mantienen el turismo de calidad en localidades pequeñas y alejadas de las zonas turísticas tradicionales.

Una crónica de Héctor Carmona.

Y para terminar, el vídeo-resumen de la ruta en Youtube:

Publicidad
Anuario MotoTaller 2016/17

COMENTARIOS
0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*