Futuro pasado: comparativa Benelli Leoncino vs. Husqvarna Vitpilen/Svartpilen

Comentarios
0

Comparamos dos (o tres) formas de ver el porvenir del segmento A2 bebiendo de la historia: Husqvarna Vitpilen/Svartpilen 401 vs. Benelli Leoncino. En el segmento de las naked, las básicas cada vez son menos abundantes y menos básicas, dado que los fabricantes se esfuerzan en conseguir productos únicos, con carácter, capaces de emocionar y de contar cosas con sólo verlos. Nuestras tres protagonistas de hoy son así: motos desnudas, de mecánicas aparentemente sencillas, aptas para ser llevadas con el carné A2, con un toque neoretro innegable, pero sobre todo con un aire futurista que sin duda nos arrebatará.

El mercado da colores para todos los gustos y en el floreciente mercado de las motos A2 las opciones se diversifican. Claro que podemos seguir adquiriendo fieles y sobrias motos básicas como la CB500N de Honda o la SV650 de Suzuki. Pero no nos engañemos, los moteros nos estamos sofisticando, incluso los primerizos que llegan al A2 como su primer acceso al mundo de la moto. Para todos esos inconformistas, o incluso aquellos que buscan ser diferentes solo por postureo, aquí presentamos dos (casi tres) motos básicas que ya no lo son tanto: la Benelli Leoncino y las Husqvarna Vitpilen/Svartpilen 401.

Hablamos de dos o tres motos porque las Husqvarna, idénticas en cuanto a chasis y motor, presentan pequeños cambios entre ellas que las hacen dos motos razonablemente distintas, aunque en rendimiento, precio y prestaciones sean clavadas. Las “Maripilens”, como las conocemos en MotoTaller, parten de la base del chasis y el motor de la Duke 390 de KTM, un monocilíndrico típicamente austriaco siempre “ready to race” que se encarama a lo más alto del cuentarrevoluciones con pasmosa facilidad y que, una vez allí, ofrece un rendimiento sorprendente, vivaz, extraordinario, capaz de arrostrar con sus 43 CV cualquier moto de más de 600 cc sin demasiados complejos. Unido a un chasis musculoso, atlético, compuesto por su estructura tubular de acero al cromo-molibdeno, en el que no hay ni un gramo de michelines, el conjunto promete (y cumple) sensaciones muy auténticas en carreteras reviradas, ratoneras, o incluso manejándose entre el tráfico urbano.

Podemos dominar la felinidad de las Husqvarna tras los semimanillares de la Vitpilen, de riguroso color blanco, con una posición extrema, sin concesiones a la comodidad, estribos retrasados y todo el peso sobre nuestras sufridas muñecas y sobre una tabla de planchar llamada asiento, ubicado muy arriba, lejos de nuestros pies. O también podemos conducir ese grandísimo chasis y motor tras un manillar tubular alto, con casi idéntico resultado para nuestras posaderas, pero con mayor control sobre la rueda delantera de la Svartpilen, siempre negra, que además en este caso montará unos neumáticos mixtos con mucho taco que sorprenderán por su gran rendimiento incluso sobre el asfalto. Las dos austro-italo-suecas son auténticas obras de arte en cuanto a diseño, y en cualquiera de los dos casos su comportamiento en carretera nos garantiza grandes dosis de diversión con total control. Pero quitando esta vertiente, no podemos más que considerarlas ejercicios de diseño llevados al mundo real, con pocas aplicaciones en la vida cotidiana, y menos aún si pretendemos usarlas cada día. Y a dúo, ya olvídate.

En el otro extremo de este eje neoretro creativo de motos emocionales encontramos la Leoncino de Benelli. Una moto de estética llamativa, limpia, elegante, que poco o nada tiene que ver con la Leoncino original de 1954 a excepción del pequeño “leoncino” sobre su guardabarros delantero, pero que sin embargo nos recuerda a épocas pasadas. Una moto que es todo polivalencia, empezando por su motor bicilíndrico traído directamente de la TRK 502 aunque con una curva de entrega de par algo distinta para hacerlo un punto más deportivo. El chasis es más convencional, aunque muy efectivo también teniendo en cuenta el peso del conjunto (declara “sólo” 170 kg y nos cuesta de creer cuando se trata de moverla en parado).

Sobredimensionada en frenos y suspensiones, su comportamiento es divertido y noble cuando confiamos en la morbidez de sus elementos elásticos, para lo que tienen que pasar algunas decenas de kilómetros. Con una cifra de potencia (48 CV) muy parecida a la de sus competidoras y justo en el límite del A2, su forma de entregarla es completamente distinta, con “un buen par de bajos” y una respuesta razonable en medios, lo que sin duda facilita aprovecharla mucho más entresemana. La comodidad es otro de sus puntos fuertes, ya que la posición es cómoda, bastante erguida y el manillar alto y ancho nos ofrece control y ergonomía. El asiento quizás podría haber sido también algo menos seco, pero para trayectos cortos y medios es muy correcto. Es obvio que no será una moto con la que nos dispondremos a cruzar el continente, para eso Benelli ya nos ofrece por el mismo precio la TRK; sin embargo, no se puede negar que la marca italo-china ha conseguido un producto muy gustable, bonito, con componentes y construcción de notable calidad, con posibilidades de mejora, sin duda, pero muy bien acabado.

En definitiva, nos encontramos ante dos o tres motos con marcado carácter, que sobrepasan la descripción tradicional de naked al tiempo que estrenan nuevos segmentos de nicho difíciles de clasificar, y aunque con filosofías concomitantes, se presentan con objetivos en el mercado bastante distintos. Benelli confía en la Leoncino para conseguir un buen volumen de ventas apostando por la polivalencia y la accesibilidad, mientras que para Husqvarna las *Pilen están pensadas para deslumbrar y abrir fuego en el segmento de motos de calle de un modo que no pueda dejar a nadie impertérrito ante sus afiladas e inconfundibles formas.

Nuestras moteras son

Benelli Leoncino: Marina Busquets (@marina.b.m)
Husqvarna Vitpilen: Mireia Blanch (@mireblanch)
Husqvarna Svartpilen: Telva Somoza (@telvasv)

Equipamiento

HJC
MT Helmets
Nexx
OnBoard
Seventy Degrees

Fotografías de DFerentPics

Vídeo de Logar Publicidad

COMENTARIOS
0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*